9 oct. 2009

CAMBIO DE TEMPORADA


Con el frío y la llegada del invierno muchas veces deseamos quedarnos en el sillón tomando un café y no salir de casa. Sin embargo pensemos, que son muchos los beneficios de mover el cuerpo durante todo el año y además, nos ayudará a no dejar de lado nuestra salud y nuestros objetivos planteados.

Aunque aún falta el famoso "Veranillo de San Miguel". De todos modos no todo es malo con la llegada del otoño: el bosque y parques se ponen precioso, podemos saborear las castañas (me refiero al fruto del castaño) y podemos disfrutar de tiradas y carreras con temperaturas bajas.

A lo largo de estos casi dos años de corredor popular, mis mejores entrenos y carreras siempre han sido con frío e incluso bajo el agua (1h 35m en el diluvio de la media de Gétale 2009 ), Es cierto que la pereza es mayor a la hora de calzarse las zapatillas, pero la sensación de sentir la lluvia en la cara y lo bien que queda el cuerpo compensa con creces el esfuerzo inicial, aunque antes de salir tu mujer te mira y dice “seguro que eres el único descerebrado que sale a correr”y piensas ¿quien soy yo para enfrentarme a la naturaleza? se equivoca, somos bastantes mas.

Cuando llega el otoño se empieza a ver quién realmente disfruta corriendo por las calles y parques de pueblos y ciudades. Bajan las temperaturas, llueve, el viento helado nos corta las manos, se hace de noche cada vez más pronto... Cuando uno se encuentra deprimido o más triste de lo normal activarse, no solo ayuda al cuerpo, sino también a la mente. Salir a correr nos despejará y aislará un rato de los problemas cotidianos y de a poco, se irá convirtiendo en un buen motor para seguir adelante

El deporte callejero en otoño e invierno tiene sus ventajas. Por un lado, los niveles de contaminación en el aire urbano bajan a unos niveles impensables en verano. Esto se debe a las lluvias, el viento y, cuando hay suerte, la nieve. Las precipitaciones y el viento limpian el aire, y el aire limpio no ensucia los pulmones de los corredores.Además, aunque pueda parecer que el frío, y más cuando hacemos deporte, puede afectar al organismo de tal manera que caigamos enfermos, la sudoración es muy beneficiosa para el cuerpo. Sudando eliminamos toxinas, y de esta manera limpiamos el cuerpo, que estará así mejor protegido contra resfriados y gripe. Eso sí, hay que abrigarse bien. Es muy peligroso sudar y no taparse. Con sudor en la piel aumentan las posibilidades de resfriarse", al regresar a casa una ducha caliente te recupera y te deja como nuevo.

Por último, el factor psicológico. La falta de luz y el tiempo que pasamos encerrados en casa por el frío provocan un estado mental un tanto depresivo. El deporte es un antidepresivo natural muy efectivo. Cuando uno corre genera endorfinas, una de las drogas favoritas del cuerpo humano La práctica deportiva, unidas al paseo que supone salir a correr a un parque, o un partido de fútbol-sala, por ejemplo, son combinaciones perfectas para evitar la tristeza invernal y llegar a la primavera con la sensación de que el frío la oscuridad y la tristeza de los días de invierno han pasado en dos días.

Así que no te olvides en invierno también tenemos razones para correr!!