4 sept. 2011

ETAPA VII ORREAGA (RONCESVALLES) - ETXALAR







Esta es la única etapa del todo el recorrido donde el tiempo no nos acompaño por la mañana, de hecho, cuando veíamos el parte diario ya nos informaba de que la lluvia nos acompañaría durante el recorrido, pero bueno…., como sarna con gusto… no pica y además teníamos ropa para lluvia no hubo ningún problema.

Salimos temprano de Orreaga cogiendo la carretera que asciende al Puerto de Ibañeta hasta el collado Lindux, estamos todo el rato entre pasos fronterizos entre Francia y España, pero ya vamos sobre aviso de que los cruces que nos vamos a encontrar van a ser complicados, en cuanto que están poco claros y además vamos a encontrarnos muchos a lo largo del recorrido, lo que nos va a hacer mirar mucho y tranquilamente el libro de ruta.
No obstante y sabiendo todo esto, cuando llegamos al collado Lindux, no encontramos el camino correcto hasta dar dos o tres vueltas y centrarnos correctamente sobre las indicaciones del libro de ruta.



El descenso es complicado, pues el desnivel que salvamos es muy grande, la pendiente es mucha y además nos encontramos con piedras sueltas y tierra, por lo que decidimos en muchos casos, hacer el descenso a pié para no tener que lamentar cualquier tipo de caída, sobre todo tan cerca de cumplir nuestro objetivo.




Cuando se acaba las piedras, las bajadas discurren entre pastos, y en la primera rampa observo que mi bici no tiene capacidad de frenada, pues está la hierba mojada y a pesar de bloquear la rueda, la bici continúa descendiendo sin control, por lo que decido hacer este tramo a pié antes que tener que lamentar la caída. Ya hemos entrado en territorio Frances y ni Alfredo ni yo dominamos el idioma, más bien no tenemos ni papa, pues yo sólo controlo Ingles,,,, así que como los Chistes de Gila, hay que hablar a gritos y despacito, que seguro que te entienden.




Llegamos al Cruce de Urepel/Aldudes y vemos que no hay ninguna indicación, ni en el libro de ruta ni en los caminos por los que circulamos indicando el GR así que toca visitar alguna granja de las que vemos y preguntar (en Frances) como llegar hasta Banca, nuestro punto de paso obligado.
Paramos a un pastor que nos encontramos y….. comienza nuestra curso CCC de Frances – Bolo. Al final nos entendemos y nos indica la “cagueterá” hasta Banca y hacía allí nos dirigimos y además llegamos  (lo dicho, nos hemos Diplomado en Frances en 5  minutos según el método Gila, es decir, a gritos y hablando  muy despacito).




Una vez que llegamos a Banca, nos toca subir el collado Elorrieta a través de una superpampas  donde tenemos que armarnos de paciencia, pues llegamos a nuestra velocidad mínima de todo el recorrido (3km/h) es decir, casi haciendo equilibrios con la bici y eso que los caminos del monte están asfaltados para que puedan circular los coches de los vecinos de la zona.
Tras subir las fuertes subidas y observar las impresionantes vistas del collado, en la cima podremos observar incluso un poblado de la prehistoria, correctamente señalizado pero poco visitado debido a la dificultad de su acceso,, nos vuelve otra vez la duda de que camino coger, pues no está nada claro y……… esta vez no hay pastores así que ….. vemos un pueblo en la parte inferior del valle y decidimos dirigirnos hacía el en una impresionante bajada de unos 9 km. Una vez allí todo el mundo habla Frances, glups…, es decir, no nos teníamos que haber dirigido hacía el pueblo. Paramos a un conductor que estaba descansando  y haciendo fotos del paisaje y tras enseñarnos un mapa de Francia, nosotros sólo llevamos mapa de España, nos indica que podemos volver a Erratzu, nuestro punto de paso subiendo el puerto de Izpeguí, lo que nos va a suponer unos 20 km de más a sumar a nuestra ruta inicial.




Tras descansar al subir el puerto, nos dirigimos hacía Elbetea y otra vez a subir otro duro puerto, esta vez el de Bagordi, donde hacer 5 km es un reto debido al fuerte desnivel que salvamos a pesar de estar asfaltadas las pistas por las que circulamos.
A pesar de que llevamos un montón de Kilómetros en las piernas nos vamos animando cada vez más pues sabemos que  es la penúltima etapa y que el reto está casi conseguido.
Una vez subido el puerto de Bagordi y circular por los caminos y senderos que nos llevas hasta el collado de Iñaberri, sólo nos queda descender hasta Etxalar, en un largo y técnico descenso hasta Etxalar, nuestro final de ruta y tras ver el cuentakilómetros….. 102 km de nada. Al comentarlo nos empezamos a reir, pues nos nos pesan los kilómetros al saber que ya está todo hecho y que mañana es la última etapa y que la playas de Hondarribia están a tan sólo una jornada.



Una vez llegados a Etxalar, directos y sin saberlo a la errikotaberna, a celebrar la gran ruta con unas cervecitas frescas, pues nos las hemos merecido y además, en el frontón del pueblo, está ensayando los bailes regionales. Allí hemos quedado con Santiago, el casero de la Casa Tompalenea, donde nos hospedamos y donde nos cuenta que el tiene un caserío con sus vacas y sus cerdos donde vive con su mujer y se levanta todos los días a las 5 de la mañana para ordenar y atender a los animales y una vez que tiene todo encauzado, se dedica a la casa rural y a sus huéspedes…. un 10 por Santiago.
De Etxalar, también cabe destacar el Mesón “la basque” paso obligado para todos los que hacemos esta ruta y además de ser la última cena de la ruta y donde todo el mundo se mete su “homenaje” a base de una contundente cena final. (merece la pena la visita)




Km Totales = 71
Desnivel de Subida 1.450m
Desnivel de Bajada 2.300m
Tiempo aproximado 8 - 9 h