31 mar. 2009

MEDIA MARATON DE SEGOVIA






Un buen fin de semana para correr en Segovia.
Todo empezó en Madrid a las 6 de la tarde cuando María y Rosi observaron a un conductor comiéndose un helado. Entonces, paramos en una gasolinera y nos comimos uno cada uno. ¿Presagio del frío que nos esperaba en Segovia?.
Alfredo consiguió una casa rural de cinco estrellas en Palazuelos de Eresma, un pueblo pequeño pero muy acogedor (está a cinco kilometros de Segovia).
El sábado madrugamos para recoger los dorsales y hacer las compras. La mañana empieza muy fría. Comenzamos visitando la ciudad: el Acueducto, el Alcázar y los barrios más populares. A las dos de la tarde decidimos que ya era hora de comer, así que, buscamos un restaurante próximo a la Catedral. Predominó la elección del plato número 6. Para entonces empezó a nevar (el presagio de los helados se estaba cumpliendo). Yo me pedí un café irlandés y le comenté a Alfredo que es el doping que utilizo para las carreras. Se animó y él también tomó uno.
La tarde se presentaba bastante fría. Las chicas y Víctor pensaron que el mejor sitio para pasar la tarde era el sofá, viendo la televisión. El método "alfredoanton" y yo decidimos visitar la granja y subir a Navacerrada. El puerto estaba precioso todo nevado. La granja y los jardines no pudimos verlos al estar cerrados.









La cena del sábado fue suave y ligera a base de pasta. Después a disfrutar del partido España-Turquía. Al acabar el partido nos fuimos a dormir y descansar para el día de la carrera.
Por fin llega el gran día: el domingo. A las 9:30 de la mañana y con menos dos grados bajo cero salimos dirección Segovia. Aparcamos el coche y nos dirigimos hacia el punto de salida. Allí empezamos los estiramientos, el sprint y los saltos. Hacía tanto frío que María decidió dar unos trotes con Victor. A las 10:30 se da la salida, el primer kilómetro es cuesta abajo. Me despego de mis compañeros Alfredo y Antonio. Victor se une al grupo de fondistas toledanos. Los 4 siguientes kilómetros son cuesta arriba. Tengo muy buenas sensaciones hasta el kilómetro 7. De ahí al 12 vuelve a subir dirección al Acueducto. Mucha gente animando al personal, que con sus ánimos te hacen ir en volandas. Del km 12 al 16 es el tramo más duro de la carrera. Miro al reloj y los tiempos me salen muy bien: 2 minutos por encima de la media maratón de la Latina. Del km 17 a la meta es todo cuesta abajo. Charangas y buen ambiente en los últimos kilómetros. En la recta de meta puedo oír los ánimos de María, Rosi y Elena. Mi tiempo final 1h 34min y 57seg: dos minutos más que en la Latina (comparando los perfiles es muy bien tiempo).
Alfredo y Antonio entran en meta en 1h 40min y 27seg, como siempre hablando sin parar. Victor, acompañando a una chica de fondistas toledanos que corría su primera media maratón, hace un tiempo de 2h 1min.
Después de la carrera nos desplazamos a la casa a reponer fuerzas y descansar para el viaje de vuelta a tierras manchegas.

Conclusiones del fin de semana:
1º- muy bien la casa.
2º- la ciudad y sus gentes un 10.
3º- la media perfecta y muy bonita.
4º- las chicas (sin ellas y su apoyo no sería lo mismo).
5º- nos vemos el día 5 de Abril en la media maratón de Madrid.

2 comentarios:

VICMAN dijo...

No me pongas un minuto de más.( 2h 1m) que casi me muero en el último sprint.

mmtori69 dijo...

Envidia sana se siente desde Polán...