28 abr. 2014

“El Desafío Lurbel” el calar de Río Mundo


El Pasado 27 de Abril, Samu, Javi, Pepe, Txule y yo (Antonio) nos dirigimos a la localidad de Riopar (Albacete) para disputar el II Trail de Montaña “El Desafío Lurbel” el calar de Río Mundo.
Como la salida era a las 8:00 de la mañana, nos desplazamos tranquilamente el día anterior para poder coger los dorsales, ver el ambiente que había en la Plaza del Ayuntamiento, escuchar las charlas técnicas que la organización había preparado, saludar a conocidos y porque no…. también dar una vueltecita por el pueblo que en ese momento tenía un gran ambiente, tanto de corredores como de familiares que se habían desplazado con estos también a disfrutar de este evento.
A las 7:45 nos hacían en control de material, en este caso, sólo Chubasquero y Agua y a las 8:00 como un reloj salimos los corredores dispuestos a afrontar este gran desafío.
A primera hora de la mañana hacía un poquito de fresco, pero enseguida que enfilamos la primera cuesta a la altura del segundo kilómetro enseguida empezamos a quitarnos los cortavientos para poder afrontar las primeras subidas sin tener que preocuparnos por el calor.




En seguida empezamos a dirigirnos hacía la base de la subida al pico del “padroncillo”, el primer pico importante de los que vamos a subir y….. Sorpresa, hay dos pasos en los que la organización ha puesto una línea de cuerda para que podamos pasar sin problemas, pues tenemos que pasar uno a uno por este punto y el riesgo de caída es muy importante, ya que las piedras estaban resbaladizas y no había muchos puntos donde poder poner las manos para poder tener una buena sujeción. La adrenalina se pone por las nubes pero una vez que pasamos este punto, enseguida vemos como poco a poco nos vamos aproximando hacia las antenas de televisión, punto que nos indica que hemos conquistado por fin la cumbre de este primer puerto que tras un sencillo descenso, por un camino forestal enseguida nos desvían hacia una senda mucho más divertida donde nos tenemos que emplear a fondo con los talones y derrapar en todas las curvas pues el terreno tenía arena y gravilla suelta. No obstante, es muy divertida y una vez pasado este punto, enseguida nos encontramos con el primer avituallamiento.
Tras reponer fuerzas y beber un poco de agua, una senda entre pinares nos va bordeando por toda la zona donde se encuentra el nacimiento del rio mundo, pero esta vez, la organización no nos ha llevado por el nacimiento, pero esto no le merece ningún descredito al resto de los paisajes por los que nos han llevado.
Desde este punto  nos dirigimos hacia el segundo pico importante de la ruta, el llamado “Tenada de los Pastores”, en este punto como íbamos todos juntos  teníamos que ir andando, además de que la inclinación que tenía el terreno no invitaba nada más que a tomártelo con tranquilidad y esperar a que el ascenso terminase para poder empezar a intentar correr un poco más.



Una vez que terminamos este ascenso nos encontramos con un descenso a través de una senda donde aprendimos todos a dar saltos, girar tobillos, bordear ramas durante unos 4 kilómetros aproximadamente y a partir de este punto, llegamos al kilómetro 21 donde estaba el segundo avituallamiento a la altura “Casas de Noguera”. En este punto es donde al ver los impresionantes chorros que salían de los manantiales donde nos pusieron el mismo tuve que beber más agua de la cuenta y es donde empecé a sentirme un poco mal. Aun así, conseguí llegar hasta el kilómetro 27 donde le dije a Jesús que no me encontraba bien y que prefería dar media vuelta por el camino recorrido y volverme hasta el pueblo. No obstante a pesar de esto, me salieron 33 kilómetros en el GPS. Me bajé con unos “Andarines” que venían desde Alicante a realizar la prueba para nos bajar sólo y deje a Jesús  que continuase con el Desafío hasta el final. Me jorobo que al cabo de unos kilómetros y gracias al Ibuprofeno que me había dado Jesús me encontraba bien, pero ya era demasiado tarde como para volver a remontar lo andado y además luego los demás me dijeron que era lo mejor que había hecho, pues a partir de Riopar Viejo era otra carrera no de montaña sino de escalada. Llegue al pueblo cuando estaba entrando el segundo clasificado y me fui rápido a ver al resto de compañeros como iban entrando en Meta, primero Samu, al que le dio mucha alegría verme y lo que le grite para que consiguiera acabar la última subida, luego Pepe,  Javi al cabo de un rato por fin veo aparecer a Jesús con una sonrisa de oreja a oreja tras 8 hora y media de carrera.

Muy buenas sensaciones y por supuesto, otro reto al que tengo que volver para terminarlo.


ANTONIO LOPEZ


No hay comentarios: